Búsqueda Avanzada
We found 0 results. Do you want to load the results now ?
Búsqueda Avanzada
we found 0 results

Su resultado de busqueda

Compra Decidida

Escrito por Elite73983 en 27 mayo, 2014
| 0

 

Una vez hayamos encontrado la vivienda que encaje en todas nuestras necesidades, y como paso previo a realizar la compra, a cualquiera de sus trámites, y siempre y cuando nos hayamos decididos por hacer personalmente todas las operaciones y no contar con ayuda profesional, deberemos recopilar una serie de información que nos proporcionará la situación legal del inmueble. Esta información es:

  • Nota simple del inmueble del registro de la propiedad, al que pertenezca ,el cual le averiguaremos, siempre y cuando no tengamos los datos registrales, en cualquiera de los registros de la localidad en la que esté radicada el inmueble con sólo proporcionar la calle en la que se encuentre. Esta nota simple nos proporcionara importante y vital información como por ejemplo quién es la propiedad del inmueble, si tiene o no deudas, o hipotecas, si está dada como garantía para un pago, si se puede o no vender, si hay algún proceso judicial abierto contra ella, etc., teniendo en cuenta que no siempre aparece reflejado en el registro toda la realidad sobre el inmueble, dado que la inscripción de datos en los Registros de la propiedad no es obligatorio para nadie. Solicitar la mencionada nota simple del inmueble es tan fácil como rellenar un formulario en el registro al que pertenece con sus datos registrales.
  • Comunidad de vecinos. Es recomendable, cuando no imprescindible, ir a preguntar al presidente de la comunidad de vecinos a la que pertenece el inmueble, o en su defecto al administrador de fincas que tiene encomendadas gestión, la situación de la misma, puesto que así nos evitaremos la desagradable sorpresa, una vez adquirido el inmueble, de enterarnos que lacas de nuestros sueños tiene una deuda considerable por impago de las cuotas de comunidad, teniendo este asunto además el agravante de que las deudas por esta causa no pertenecen a la persona que las causa, sino que son del inmueble, independientemente de quien sea el propietario. Ahora bien, esta deuda de inmueble tiene el límite de la última anualidad completa y los meses impagados del año en curso.
  • Impuestos de carácter municipal. También es muy recomendable, el ir a informarnos al ayuntamiento de la localidad en la que se encuentre el inmueble de cuál es su situación con respecto al pago de los tributos de carácter municipal que le gravan, y muy en concreto el Impuesto de Bienes Inmuebles, o también conocido como I.B.I., antes llamado contribución urbana, puesto que como en el caso de las deudas por impagos de las cuotas de comunidad es una deuda que pertenece al inmueble y no a quien la haya causado con lo que una deuda de este tipo puede llegar a derivar en un embargo del inmueble por el ayuntamiento y su posterior venta en subasta pública, con lo que nos veríamos privados de nuestra casa por una deuda que no hemos contraído nosotros. Esta responsabilidad del inmueble no es infinita teniendo el límite delos cinco últimos años de deuda.

Una vez que tengamos todos estos datos, y todos aquéllos que se nos ocurran y que puedan servirnos para estar más seguros de la situación del inmueble podemos empezar a realizar las gestiones necesarias para proceder a la compraventa del inmueble. Estas gestiones variarán en función de si la compra la vamos a realizar a través de profesional, o no, o de si vamos a necesitar financiación hipotecaria.

Si la compraventa la vamos a realizar a través de un profesional, lo primero que nos será solicitado es que depositemos una cantidad de dinero en concepto de arras, también llamadas arras penitenciales, o en concepto de señal, también llamada arras confirmatorias, que es lo que se conoce como reservar el inmueble. La diferencia entre hacer entrega del dinero en concepto arras o en concepto de señal es importante, aunque de una manera sencilla diremos que en las arras ambas partes, comprador y vendedor, pueden renunciar a comprar o vender el bien inmueble objeto de las arras. Si el vendedor decide no vender, una vez el comprador ha depositado una cantidad en concepto de arras, podrá hacerlo, pero deberá entregar al comprador el doble de la cantidad de que este hizo entrega. Si por el contrario es el comprador el que se “echa atrás” y decide no comprar, podrá hacerlo, aunque perderá la cantidad entregada en concepto de arras. Ahora bien si la cantidad entregada se hace en concepto de señal deberemos saber que, a diferencia que en las arras, aquí no podemos decidir no comprar o vender porque la otra parte en el contrato, ya sea el comprador o el vendedor, podrá forzarnos judicialmente a cumplir lo que acordamos al hacerse entrega del dinero en concepto de señal. Una vez realizado este trámite , solo nos queda esperar a firmar el documento de compraventa, que puede ser de dos tipos, de los que luego hablaremos. Además el profesional se encargará de realizar la labor “detectivesca “explicada anteriormente, con el consiguiente ahorro de tiempo, y sin posibilidad de errores por nuestra parte.

Si por el contrario la compraventa la vamos a realizar por nosotros mismos deberemos ponernos de acuerdo con el vendedor sobre si se va hacer entregas de arras o de señal, deberemos proporcionar a la notaria o la persona que vaya a confeccionar el contrato los datos esenciales del mismo, es decir las partes, el inmueble, el precio, la forma de pago, etc., y después de eso se firma o bien el contrato o bien la escritura pública.

Dejar una opinión

Su dirección email no será publicada

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <strong> <em> <pre> <code> <a href="" title="">